an excavation site
07 septiembre 2018

Enterrado vivo: prevención de excavación y accidentes de trinchera

De acuerdo con el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH), cada año, fallecen 35 trabajadores en promedio en accidentes derrumbes en zanjas o accidentes de excavación similares. Además, los trabajos de excavación ocasionan muchas lesiones en lugares de trabajo industriales o de construcción por todo el país. Es importante estar al tanto de los riesgos inherentes a la profesión, así como también conocer las medidas de prevención correspondientes. En esta guía, hablaremos sobre las causas, factores de riesgo y posibles soluciones a este problema con la intención de ayudar a crear un mundo laboral más seguro.

Causas de accidentes de excavación/en zanjas

A veces es necesario realizar trabajos de excavación en zanjas. Una zanja es una excavación mucho más angosta que ancha, usualmente, no se extiende más de 15 pies (4.5 metros) de ancho en el fondo. Pero los trabajos de excavación pueden realizarse en cualquier zanja, cavidad o depresión en la superficie terrestre que pueda ser creada removiendo tierra.an excavation site

Antes de comenzar los trabajos en una zanja, se de realizar una evaluación del suelo para identificar la ubicación de agua, cloacas, líneas eléctricas, líneas de fibra óptica o de comunicación, tuberías y otro tipo de servicio subterráneo.

Si no se realiza dicha encuesta, cualquiera de estos elementos puede propiciar un derrumbe una vez que comiencen los trabajos de excavación.

La razón más común de los derrumbes en zanjas es el deslizamiento del suelo, que puede ser causado por la combinación de presión del suelo en los alrededores y vibraciones excesivas en la zona, típicamente, debido a que se realizan trabajos con maquinaria o equipos pesados cerca de la zanja.

Por ejemplo, excavadoras, martillos neumáticos o, incluso, trabajos con palas.

Otro posible factor de riesgo es el agua, ya que contribuye con la erosión y el deslizamiento del suelo, en especial, si se zanja por debajo del nivel de agua freática en algunos tipos de suelos. Los cambios repentinos de clima también pueden generar muchos riesgos.

Por ejemplo, durante una tormenta o una helada, no se deberían realizar trabajos en zanjas.

Factores de riesgo

Condiciones del suelo

Dependiendo de su composición y del clima, el suelo puede ser un factor de riesgo.

  • Arcilla La arcilla es suelo finamente graneado. En general, el agua de lluvia se queda en la superficie y se evapora con el calor. Sin embargo, el agua que ya penetró el suelo podría ayudar a generar un derrumbe. En específico, el agua genera grietas o, cuando hace frío, se congela y puede ser muy peligroso.
  • Arena: Este también es un tipo de suelo granoso, pero no tan fino como la arcilla. El suelo arenoso suele tener poros muy grandes, por lo que absorbe mucha agua. Al hacer zanjas en arena, la erosión y el deslizamiento del suelo son factores de riesgo muy importantes, ya que casi nunca es seguro trabajar en suelos arenosos.
  • Limo: El limo tiene propiedades que combinan las distintas características del suelo arenoso y del arcilloso. Este tipo de suelo es el más sensible a la humedad y se deshace cuando se seca. Por eso, representa uno de los mayores riesgos al excavar.

Excavación y riesgos

Cuando se hacen zanjas de más de 5 pies de profundidad, el riesgo de derrumbe aumenta. Las zanjas de más de 20 pies de profundidad requieren de soluciones profesionales de ingeniería.

Los equipos pesados deberían estar muy alejados de las zanjas. Todo el personal, trabajadores e ingenieros, deberían trabajar para encontrar cualquier posible elemento que ponga en riesgo la estabilidad o la integridad de la zanja antes de iniciar sus labores.

Los restos del suelo que sean excavados, deben guardarse a más de 2 pies de distancia de la zanja. Además, se deben realizar evaluaciones de peligros atmosféricos y evitar humos o gases tóxicos cuando se trabaja a más de 4 pies de profundidad.

Los trabajadores nunca deberían trabajar debajo de cargas o materiales suspendidos o elevados. Tampoco deberían trabajar en una zanja después de una tormenta si no se ha realizado la verificación de seguridad. Las zanjas no inspeccionadas deberían ser consideradas peligrosas y no aptas para trabajar.

Falta de protección personal

Al trabajar en zanjas, la protección personal pueden ser arneses o muros de protección diseñados para resistir cualquier posible derrumbe. La falta de estas medidas puede ocasionar lesiones graves o la muerte.

Cuando no se utilizan estas medidas o cuando los muros de seguridad no son suficiente, los trabajadores corren peligro.

Prevención y soluciones prácticas

La prevención se logra combinando protocolos de seguridad y concientización. Una de las formas de evitar derrumbes es una técnica de excavación conocida como “apuntalamiento” o “desenlodado”.

Apuntalamiento

Este método requiere que los trabajadores caven una zanja de manera inclinada hacia los lados. Por supuesto que no siempre es posible, ya que puede interferir con edificios cercanos o se puede no contar con el equipo necesario.

Sin embargo, cuando es posible, se coloca el suelo a 2 pies o más del borde de la zanja para evitar que vuelva a caerse cuando se está trabajando.

Apuntalamiento hidráulico

Se trata del proceso en el que se utilizan postes, barras o soportes como sostén del suelo. Hoy en día, son muy comunes en los lugares de trabajo. Estas técnicas requieren el uso de barras o soportes prefabricados de aluminio o metal. Suelen ser livianos para poder ser instalados por un solo trabajador. Tienen un indicador de presión para regular y asegurarse de que el suelo esté bien equilibrado en toda la zanja. Además, el costado de la barra o del soporte puede ser precargado para aprovechar la cohesión natural del suelo. Finalmente, pueden cambiarse o adaptarte a casi todas las profundidades y tipos de zanjas.

Apuntalamiento neumático

Se trata de una alternativa al apuntalamiento hidráulico. Este proceso es similar, con la excepción de que se utiliza aire a presión. Este tipo de estructura tiene mayor riesgo empero, ya que el trabajador debe estar en la zanja al momento de ajustar los soportes.

Gatos mecánicos y cajas para zanjas

Los gatos mecánicos difieren de los sistemas neumáticos e hidráulicos porque deben ser ajustados manualmente. Cuando se utilizan estos sistemas, hay mayor riesgo para los trabajadores, ya que deben realizar esos ajustes dentro de la zanja.digging at a site

Se suelen utilizar cilindros hidráulicos individuales en los sistemas de agua, donde la estabilidad es clave. Se trata de un proceso de ingeniería de creación de una base u otras estructuras para la zanja, para estabilizar los muros de protección.

Las cajas para zanjas son otra método de prevención. En lugar de los métodos por apuntalamiento, se utilizan para prevenir derrumbes. El espacio entre las cajas, entre los muros, se rellena para evitar derrumbes del suelo. Se utilizan puntales para evitar que el suelo caiga sobre los trabajadores.

Las cajas deben ser colocadas por ingenieros profesionales, ya que deben poder resistir las fuerzas externas. Si no son colocadas correctamente, podrían causar lesiones o la muerte de un trabajador.

Bancadas

Las bancadas es el proceso de construir escalones para una zanja. Se utilizan para bajar a las zanjas y no pueden tener más de 4 pies de profundidad. Cada escalón ayuda a llegar más profundo en la zanja, pero no puede haber más de 5 pies entre escalón y escalón.

Reducir los riesgos de accidentes

Las empresas que buscan reducir los riesgos de derrumbe pueden eliminar los escombros que quedan cerca de la zanja, revisar las condiciones climatológicas antes de comenzar el proyecto y cada día de trabajo y garantizar que no se realicen trabajos en lugares donde la lluvia o el hielo haya podido exponer la integridad del lugar.

Las empresas pueden examinar el tamaño de las partículas del suelo para asegurarse de que pueden construir cajas de zanjas o que pueden seguir excavando. Además, deberían estar alertas a las señales de posibles derrumbes.

Hay que procurar realizar trabajos de vibración media en los alrededores. Además, deberían asegurarse de que las estructuras cercanas estén estables, que los trabajadores puedan entrar y salir de la zanja de manera segura y de que, en caso de emergencia, conozcan el plan de emergencia.

Educación y capacitación

Los empleados deberían estar capacitados sobre los riesgos en el lugar de trabajo. Una persona designada debería supervisar las medidas de seguridad. Los servicios públicos deberían estar bien identificados antes de comenzar los trabajos de excavación.

El oficial de seguridad debería evaluar el suelo para determinar su nivel de estabilidad. De ser necesario, un ingeniero podría evaluar a mayor profundidad el lugar. Las condiciones de suelo pueden variar mucho en cuestión de días, por lo que este proceso debe ser repetido todos los días, en especial, en temporadas de lluvia o de alta humedad.

El lugar de trabajo debe contar con “ubicaciones seguras”, lejos de la zanja y de lugares designados para la maquinaria pesada.

Las zanjas deben estar a más de 20 pies de distancia, y los trabajadores deberían estar capacitados sobre los posibles riesgos de las cajas de zanja. Además, se deben emplear las soluciones de ingeniería para ayudar a reducir los riesgos.

Por ejemplo, los trabajadores deben saber que existen soluciones para aumentar su seguridad, pero que estas soluciones no son a prueba de fallas.

Se debe contar con un plan de emergencia en caso de un accidente. Todos los días, el oficial de seguridad debería inspeccionar la excavación, las zonas aledañas y cualquier sistema de protección antes de comenzar los trabajos. No se debe obligar a nadie a trabajar bajo condiciones inseguras.

Los subcontratistas también deben recibir capacitaciones de seguridad.

Todas las escaleras utilizadas deberían estar a menos de 25 pies de cualquier trabajador en la zanja. Estas condiciones son básicas para la seguridad. Si un trabajador debe salir rápido de la zanja, la escalera suele ser la única ruta de salida. Si la escalera está cerca, se reducen los riesgos de un trágico accidente.

Protección y recursos

Los trabajadores siempre deben utilizar los equipos de protección proporcionados. Por ejemplo, lentes de seguridad, equipo de protección y reflexión, cascos, guantes, equipo de respiración y botas sólidas.

Cuando sea posible, se pueden usar equipos personales para asistir en la evacuación de una zanja.

En caso de derrumbe

Cuando ocurre un derrumbe, es posible que no hay muchas opciones, dependiendo del accidente en sí. En caso de derrumbe, usted debe contar con protocolos de emergencia para llamar a equipos de seguridad que pueden rescatar a cualquier trabajador.

El equipo de rescate puede ser cualquier equipo de emergencia, de bomberos o, incluso, la policía.

En algunos casos, puede ser posible excavar para salvar al trabajador, crear un segundo derrumbe alejado de la persona para poder salvarla.

Estos métodos son peligrosos y, en caso de no ser realizados por profesionales, podrían ocasionar más daños. Por eso, estos protocolos solo deberían aplicarse en caso de emergencia. No intente excavar más si no está seguro; podría generar más daño.

Hay muchas situaciones en las que los derrumbes terminan en la muerte trágica de un trabajador, ya sea minutos o segundos después, y prácticamente no hay manera de salvar a quienes quedan enterrados en el derrumbe. Por eso, son tan importantes la prevención y la seguridad.

Si usted se lastimó en una obra en construcción o si cree que su lugar de trabajo no es seguro, contáctese con un abogado para hablar sobre su situación. Usted tiene derechos, y todos deben respetarlos.

Leave a Reply